Páginas vistas en total

sábado, 17 de mayo de 2014

pretende Evo que suizos,alemanes y japoneses no sean ociosos, que no bloqueen, a los anglosajones que no mientan ni sea hipócritas,ni traicioneros,a suecos, daneses,finlandeses que sean honrados, que no cobren el 10, el 15% por hacer negocios con el Estado, que no puedan favorecer a familiares y amigos en la compra/venta de toda clase de artículos para el Estado. El Culto de la Impostura titula Kemppf a su reciente texto

¿Creerá S.E. que los medios no llegan hasta localidades como San Pedro de Buena Vista, en Potosí? ¿O no le importará decir absurdos porque se está dirigiendo a compatriotas que los sabe analfabetos? ¿Aunque él haya jurado que todos los bolivianos hemos sido recientemente alfabetizados por cubanos y venezolanos? Quiere decir, entonces, que Bolivia no es el tercer país que superó el analfabetismo en América Latina y que se trataba de uno más de los tongos a que nos tiene acostumbrados el actual Gobierno.
Porque sólo a los ignorantes, a los profanos, se les puede decir lo que reportó la Agencia Boliviana de Informaciones (ABI) en sentido de que S.E. planteará ante las Naciones Unidas (ONU) que reconozca y respete el “ama sua” (no seas ladrón), “ama llulla” (no seas mentiroso) y “ama quella” (no seas ocioso). Es decir que el nuevo Estado Plurinacional de Bolivia insta a las demás naciones que conforman la ONU a que no roben, no mientan, ni vivan en la pereza. Y esto no lo ha difundido la oposición sino ABI que es la agencia oficial de comunicaciones del Gobierno.
Significa que el brillante embajador de Bolivia en la ONU, Sacha Llorenty, les va a pedir a suizos, alemanes y japoneses que no sean ociosos, que trabajen más, que no hagan paros ni bloqueos; a los anglosajones que no sean mentirosos, que sean sinceros, que no sean hipócritas ni traicioneros; y a los suecos, daneses, finlandeses, uruguayos y chilenos, que sean honrados, que hagan las compras del Estado sin cobrar comisiones del 10 o 15 %, que llamen a licitaciones, sin invitación directa, sin favores familiares. Afirmará el embajador Llorenty que la Constitución boliviana promueve esos principios “ético-morales” y que es su deseo, dentro del cambio universal que promueve S.E., que todas las naciones del orbe se adhieran a esos mismos postulados.
¿No es este un Gobierno de impostores? ¿No estamos viviendo en la época del engaño y la falsedad? ¿No es burlado el pueblo boliviano con mentiras de un calibre aterrador? ¿No se extienden las triquiñuelas a la cita electoral de octubre? Porque un impostor, según el diccionario de la Real Academia Española (RAE) es el que “finge o engaña con apariencia de verdad”. O esto otro: “Suplantador, persona que se hace pasar por quien no es”. ¿Acaso no suena a algo conocido la definición de la RAE? ¿No vivimos rodeados de buhoneros y pícaros que nos toman el pelo diciendo que se sacrifican por la patria?