Páginas vistas en total

miércoles, 28 de febrero de 2007

Carlos Cervantes "El hombre de la calle"

Comenzar con un gran locutor, hombre de radio, pero también del teatro y de las letras. Carlos Cervantes que siendo español tomó a Bolivia como su patria de adopción. Fue Director de Radio Illimani que condujo con acierto y mucho de pasión. Entre los programas que Don Carlos tomó a su cargo, estuvo uno de opiniones muy escuchado y aplaudido "El hombre de la calle". Alguno de los que se nos grabaron para siempre, por la claridad de su pensamiento y la fuerza de su expresión. "No creo en las multitudes" que más o menos decía así. Fue una multitud que proclamó a Cristo en Jerusalén cuando entró montado en un borrico. Salve, hijo de David. Hosanna en el Cielo al que viene en nombre del Señor! Esa misma multitud estuvo frente a Poncio Pilato algunos días después y clamaba por la muerte de Jesús. Pilato quizo conmover a esa masa y mandó azotar a Cristo. Lo presentó de nuevo con los brazos atados a una columna. Al mismo tiempo, colocó al otro lado de la escena a Barrabás, un ladrón y criminal a quién presentó también a la multitud. A quién os suelto. A Cristo o a Barrabás? El gentío gritó a Barrabás. Y qué hago con Cristo?. Crucifícale! Crucifícale! fue a respuesta. Y Cristo fue crucificado.No creo en las multitudes. En aquella que estuvo reunida en la Plaza Murillo aclamando a Belzu que había vencido sobre Melgarejo. Melgarejo sintiéndose perdido, simuló darse preso y entregarse al vencedor. Abrir paso que Mmelgarejo se rinde y se entrega al Presidente Belzu. Se abrió paso, llegó a Palacio subió las gradas y Belzu que estaba en el balcón dio unos pasos para abrazar al tirano, en eso un tiro de fusil artero, derribó a Belzu y le provocó la muerte. Todos confundidos y silenciosos. Melgarejo salió al balcón hasta antes ocupado por "el Tata" y gritó "Belzu ha muerto, quién vive ahora?" Por ahí quedamente alguno replicó: Viva Melgarejo y el grito cundió. Esa multitud que proclamaba a Belzu, ahora daba vivas de nuevo al tirano Melgarejo. No creo en las multitudes, porque son traicioneras, volubles, cambiantes, actúan según la corriente, y no tienen memoria. Moraleja. No guiarse jamás por las multitudes, ni creer en ellas.
20 de febrero de 2007 13:39

domingo, 25 de febrero de 2007

Instrumento maravilloso

Instrumento de comunicación invalorable es el blog, que permite ingresar sin pasar por la puerta a la privacidad de un hogar, de un aula, de un taller. Instrumento de búsqueda de la verdad y de relacionamiento como en éste caso con gente de radio, que ha hecho del micrófono un medio de vida, de movilización, de formación y de superación

Dos escenarios principio y final

Dos imágenes, dos escenarios. El gigantesco Cristo de la Concordia en la cima del Cerro San Pedro de la ciudad de Cochabamba, Bolivia como símbolo de la Fé y de la Unidad del pueblo de Bolivia y obligado referente de nuestro punto de partida. A la derecha, la escultura de Poseidón de la mitología griega, logotipo de la ciudad de Gotemburgo nuestro Destino Final.

Histórica fotografía

Aquí aparecen Gastón Dick, potosino, uno de los fundadores de Radio Pio XII, Emilio Fernández, operador de cabina, Jorge Hochmann (+) notable relator de noticias de la Televisión del Estado Canal 7 de La Paz, Bolivia, Mauricio Aira (responsable de este blog) Irma Loza, Ninón Dávalos entonces declamadora de fuste, más tarde bien conocida y exitosa actriz y directora de Teatro. Luis Loza Castro, paceño locutor y responsable de la Publicidad, Alberto Garnica, paceño, periodista, y Eduardo (Lalo) Lafaye (+), el más popular realizador de programas de la televisión, formado como actor de teatro en la afamada escuela "Nuevos Horizontes" de Tupiza.
(La toma se realizó en el escenario de Radio Pio XII, Siglo XX (Mayo 1962)

sábado, 24 de febrero de 2007

miércoles, 21 de febrero de 2007

viernes, 16 de febrero de 2007

Intrumento de Comunicación

Instrumento de comunicación invalorable es el blog, que permite ingresar sin pasar por la puerta a la privacidad de un hogar, de un aula, de un taller. Instrumento de búsqueda de la verdad y de relacionamiento como en éste caso con gente de radio, que ha hecho del micrófono un medio de vida, de movilización, de formación y de superación
Gente de radio pretende unir a todos los locutores de Bolivia, de Suecia, de todo el mundo donde el idioma sea el castellano, a los operadores, publicistas, reporteros gráficos y radiales, a los empresarios que como los demás operarios del maravilloso mundo de la radiodifusión, desde un micrófono, desde una caseta o simplemente desde la calle trasmiten, irradian, comunican vida, novedades e ilusiones.
Gente de radio pretende complementar con la palabra escrita, en su momento con la voz almacenada en Internet, con los programas de televisión este mundo incomparable de comunicar, trasmitir, elevar al hombre sobre todo lo que destruye, obstruye e impidir el vuelo libre de las mentes y los corazones.