Páginas vistas en total

viernes, 17 de agosto de 2007

Alfonso Rojas Moncayo una voz amiga

Lo conocí en el colegio Pichincha, solía salir al frente y declamar No Silves Servando, una y otra vez, buen orador solía convencer a sus interlocutores, los estudiantes de secundaria, de cuya Federación era uno de sus dirigentes. Descubrí que además era casi mi vecino, en la misma calle Bustillos, 30 metros de por medio y un hermano suyo trabajaba en el Teatro Omiste y solía dejarme pasar a sitios preferenciales, especialmente los viernes que había "noche triple", de 9 a una de la madrugada, nos aguantábamos los largo metrajes, generalmente de películas mejicanas, Jorge Negrete, Libertad Lamarque, Gloria Marín, Pedro Infante, El Chicote, Cantinflas, el Trio Calaveras y después aparecería el inolvidable Trio Los Panchos. Crecimos entre canciones como Méjico Lindo y Querido, Allá en el Rancho Grande, Guadalaja en un Llano y varias decenas que aprendíamos de memoria y a cantar y nunca más se perderían de nuestras memorias. Alfonso era todo un ejemplo de lucha estudiantil, de rebeldía y progreso. Fundó un semanario llamado "Rebeldías" que perteneció a un partido de izquierda, y luego vino el contacto personal, nos habían designado delegados al Congreso Nacional de Estudiantes de Vallegrande, y debíamos llevar las ponencias de Potosí, Alfonso había sido el delegado anterior, nos vimos varias veces y a poco cuando empezé en Radio Potosí, Alfonso entró en la clandestinidad y sin aparecerse por la emisora, nos hacía llegar los boletines informativos varias veces por día. Nos perdimos de vista hasta que llegué a trabajar en Radio Pío XII y Alfonso fue nombrado Director de Radio Huanuni, pueblo vecino al mío que era Siglo XX y eran obligados los encuentros por los frecuentes viajes míos a Oruro y La Paz.
Y luego cuando me trasladé a Cochabamba, y cuando tuve oportunidad de cursarle una invitación para que viniese desde Santa Cruz a motorizar la Primera Feria Internacional de Cochabamba, puesto que como organizador de igual evento en Santa Cruz proyectó exitosamente la Feria Internacional en sus primeras ediciones fundacionales. Siempre se cruzaron nuestros caminos en el periodismo, en la radiodifusión, en la lucha cívica en el desempeño de las Ferias, y nuestra amistad se mantuvo invariable hasta el exilio mío y la salida de Alfonso a los Estados Unidos. Siempre hemos estado vinculados. Dueño de una regia entonación, supo darle vida a sus comentarios radiales y trabajó muy duro para ubicar en un magnífico sitial a Radio Huanuni.
Desde éste blog revivo su presencia, y estoy seguro que vía Internet volveremos a mantener el nexo, a pesar de la distancia, de los idiomas, de los cambios.
Alfonso Rojas inapreciable valor de la radiotelefonía boliviana.

No hay comentarios: