Páginas vistas en total

jueves, 1 de septiembre de 2011

también bajo el Penoco extrañará a Tano (Cayetano) por su claridad, su lenguaje directo a veces temerario.

“Difícil”, fue el título del último artículo que escribió Cayetano Llobet hace algunas semanas. Lo redactó con mucho esfuerzo, con las pocas fuerzas que aún le quedan. Sus análisis políticos se han vuelto esporádicos por la maldita enfermedad que le ha consumido el cuerpo, porque su mente continuaba lúcida como siempre. Sus innumerables seguidores, aquellos que nunca lo han abandonado pese a que el régimen gobernante se ha encargado sistemáticamente de cerrarle espacios, ya lo habían echado de menos hace mucho tiempo y será muy difícil encontrar en el periodismo nacional otro lugar con la misma lucidez y perspicacia que ofrecía el ‘Tano’ Llobet en sus columnas. En este país lleno de sorpresas y confusiones, un servicio como el que presta Cayetano es invalorable. La orientación y la interpretación de los hechos es un valor que muy pocos periodistas pueden alcanzar con la misma precisión y claridad con las que lo hacía este incansable luchador por la libertad. El ‘Tano’ no solo es un periodista, es un docente que desmenuzaba como nadie la realidad nacional, alguien a quien no se le escapa nada. Por eso es que será difícil, muy difícil Cayetano… y no habrá más remedio que hacer un “paréntesis”.

No hay comentarios: