Páginas vistas en total

domingo, 4 de abril de 2010

en Cuba las cosas empeoran. carestía. temor. falta de todo. y aunque se gana la calle, las protestas son aún tímidas. hay espectativa

El trovador emblemático de la revolución cubana critica duramente al gobierno. La Iglesia Católica, generalmente cautelosa, advierte sobre la posibilidad de un colapso económico. Raúl Castro desaparece misteriosamente de la vista pública por 23 días.

Un conocido escritor de La Habana hace un llamado a un "socialismo democrático''. Se reporta que un creciente número de cubanos están renunciado al Partido Comunista. Un gran escándalo de corrupción golpea La Habana.

La escasez de comida aumenta, el transporte público es casi inexistente en muchas áreas, y las perspectivas de cambio son nulas, de acuerdo con cinco cubanos llegados a Miami el mes pasado.

Estos son tiempos turbulentos en Cuba, donde la llegada de Raúl Castro a la presidencia despertó y, hasta el momento, ha aplastado, las esperanzas de reformas de vasto alcance para sacar a la isla de su peor crisis económica en décadas.

El sistema comunista de Cuba ha sobrevivido muchas y mayores crisis, y virtualmente todos los observadores de Cuba creen que es muy probable que Raúl Castro, quien reemplazó oficialmente a su enfermo hermano Fidel en el 2008, sobreviva también ésta.

No obstante, por todas partes hay señales de la creciente frustración con el actual sistema comunista, y exigencias de cambio.

"Nunca como ahora se ha criticado tanto al gobierno en la calle por la desastrosa situación económica y por la nula voluntad oficial de promover unos cambios que la sociedad demanda a gritos'', escribió el 7 de marzo el veterano corresponsal del diario español El País en La Habana.

"Si hubiera que escoger una sola palabra para definir la actual situación esa sería fragilidad'', escribió la popular bloguera Yoani Sánchez en un reciente Tweet. En otro, escribió: "El miedo aún mantiene contenida la inconformidad, pero que en este 2010 amenaza con salirse por todas las ventanas''.

Tal vez la señal más notoria de los tiempos que corren ocurrió cuando Silvio Rodríguez, fundador e ícono del movimiento musical de conciencia social conocido como Nueva Trova, presentó su último álbum en La Habana el 26 de marzo.

Es hora de "revisar montones de cosas, montones de conceptos, hasta instituciones'', declaró; tiempo de una mayor libertad de expresión y de eliminar la "r'' de revolución porque los cubanos están clamando por una "evolución''.

Pablo Milanés, otro cantante de la Nueva Trova que ha criticado al gobierno en el pasado, dijo que Cuba necesita un cambio porque "el sol enorme que nació en el 59 se ha ido llenando de manchas en la medida en que se va poniendo viejo''.

Pedro Campos, un conocido comunista, historiador y ex diplomático, fue mucho más lejos al escribir recientemente que Cuba debe "avanzar hacia una nueva sociedad socialista que supere las reminiscencias del dogmático y fracasado esquema de corte neoestalinista''.

Los partidarios del régimen insisten en que esas críticas son parte de un debate que cuenta con el beneplácito oficial, entre funcionarios del gobierno, académicos, intelectuales y otros, acerca de los cambios necesarios para hacer la isla más productiva, sin grandes rupturas ni recurrir al capitalismo.

Pero el periódico oficial Granma no informó sobre los comentarios más críticos de Rodríguez, y una caricatura el martes lo mostró diciendo: "Sí... yo cantaba para los pobres de la tierra. Eso fue antes de que ganara mucho dinero con la canción social.

No hay comentarios: