Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2011

campesino de origen Laureano empezó a trabajar a los 15 años y no para. su empresa discográfica generó otras en base del esfuerzo y la creatividad. bravo Lauro (Opinión CB)

De origen campesino, su gusto por la música, empujó a don Laureano Rojas Alcócer a cultivar e impulsar la música nacional. "Como boliviano me sentía huérfano; sin país, sin gente que aprecie mi música, sin amigos, porque en aquella época en la ciudad la gente decía que nuestra música era fea", recuerda don Lauro.

A los 23 años emprendió su primer proyecto, en un contexto en el que no había ningún grupo folklorista. Los boleros, valses, y tangos centraban la atención de los profesionales músicos de élite. “He tenido que ir a rogarles a los que cantaban valses, tangos y mexicanas. Les dije: Habrá buenos premios, los voy a llevar a Brasil para grabar, y así empezamos”. 

Muchos amigos y artistas pasaron por “Lauro & Cía”, la compañía disquera que le permitió aventurarse en la música. “Recuerdo a Ketty Gudmundson, y Cosme Lazarte, que se sumaron a este sueño”. El paso del tiempo le impide recordar a otros. “Recuerdo sus composiciones pero sus nombres ya no”.

Un suceso musical de aquella época viene a su mente, nace de una fiesta de Santa Vera Cruz con la aparición de una mujer valluna de tierra adentro. “Cuando se la escuchó cantar por primera vez provocó un suceso durante 10 años; en dos años consecutivos no alcanzamos a cubrir la demanda que generó, Encarna Lazarte”, la coplera de Sunch’upampa que a sus 73 años es una de las pocas vigentes.

“Fue una de las primeras ñustas del ‘Festival Lauro de la Canción’ que traspasó fronteras”. De los primeros festivales pasaron más de 40 años “La mayoría ya están viejitas, se murieron, o se han refinado”, dice refiriéndose a las ñustas, jóvenes artistas y cantantes, que concursaban en los festivales.

La organización de los festivales requirieron de mucha inversión, de tiempo, dinero y energía. El primer festival inició en el año 1961, la preparación iniciaba seis meses antes con la visita a 50 a 60 provincias en todas las regiones de Bolivia. 

“Las delegaciones llegaban por cientos, y era una locura, a veces no alcanzaba el hospedaje comida, y todo”. Las delegaciones de los centros mineros de Uyuni, Tupiza, de los chacos de Tarija, Sucre y Santa Cruz eran toda una novedad. 

La nostalgia por los versos y notas que reflejen el sentimiento por la belleza de la mujer y el universo los siente en el olvido. "Muyuq wayrapi, muyuririspa ripusaq kaymanta, sichus chinkasaq, sichus wañusaq, ni rikuanquiñachu". “Imallapajchus pakayllamanta munanakurqanki, chhullunka jina lark�a kantupi, waqanakunapaj", canta una de sus coplas de predilección cuestionando la influencia de la música foránea incluso en los músicos. Antes él traía expertos músicos extranjeros para que la música boliviana se escuche en trombones y violines.

“Hoy estamos realmente tristes porque no hay cantautores, o intérpretes de la música, que hayan sobresalido en estos últimos 10 años”. Entre los solistas, todavía vigentes recuerda al acordeonista Macario Pinto, y la chapaca Enriqueta Ulloa, como los que conservan la esencia de la música y su arte sin la distorsión. “Los Kjarkas eran lo mejor que teníamos, pero también han sido influenciados por la migración. Si escuchamos los discos de antes y los de ahora son completamente diferentes, de otro mundo". 


Uno de los recientes grupos femeninos le compuso una copla carnavalera haciendo referencia a la pérdida de su cabello, aduciendo que “don Lauro” se peinaba con cepillo y ahora con rodillo, y les responde: “Chaytachu nihuanki, kay Laurituyqita, p�aqlanman jap�ispa much�akunaykita”.

Datos

Biografía

Laureano Rojas Alcócer, nació en Cala Cala, cochabamba un 4 de julio de 1936. Sus padres Tránsito Rojas y Vicenta Alcócer, de origen campesino lo criaron en Colcapirhua en la provincia de Quillacollo.

A sus 15 años inició con otros oficios para sostener a sus hermanos Clementina, Dolores, Faustina, Juan y Jorge. Su ingenio lo llevó a conocer todos los secretos de la agricultura, se especializó en la lechería y quesería.

Actualmente es propietario de la empresa disquera “Lauro & Cía”, del canal de televisión CCA 2, radio Cosmos, productos Vigor, un hotel, y representante en Bolivia de Faber Castell.

No hay comentarios: