Páginas vistas en total

viernes, 29 de agosto de 2008

La Patria de Oruro destaca que en Bolivia los periodistas sufrieron 117 agresiones

Periodistas sufrieron 117 agresiones impunes
En últimos 15 mesesLos periodistas de Bolivia han sufrido en los últimos quince meses 117 agresiones, en su mayoría ocurridas en la cobertura de acontecimientos electorales o manifestaciones, que han quedado impunes, informó hoy la Fundación UNIR.La Fundación, una organización no gubernamental que investiga, entre otras áreas, sobre los medios de comunicación, señala en un boletín de prensa que las 117 agresiones fueron registradas entre el 1 de junio de 2007 y el 21 de agosto de este año.Según el Observatorio Nacional de Medios (ONADEM), dependiente de la UNIR, del total de agresiones registradas, solo 16 fueron denunciadas ante instancias policiales y judiciales.Durante el periodo estudiado no se ha conocido sanción alguna a agresores de periodistas, lo que supondría que los ataques han quedado impunes, indica el informe.Para la UNIR, un caso “dramático” es el del periodista Carlos Quispe, (como lo hemos venido publicando en forma reiterada) quien fue asesinado en la localidad de Pucarani, cerca de la ciudad de La Paz, en marzo del 2008 en medio de un conflicto de índole municipal. Tras cinco meses de investigación “no se han tenido avances significativos” y el caso ha pasado ya por tres jueces, apunta el boletín.Las agresiones más frecuentes a los periodistas fueron golpizas o apedreamientos (46 por ciento), seguidas de agresión verbal con amenaza (27 por ciento) y del destrozo de equipos de trabajo o infraestructura de los medios (10 por ciento).La mayoría de los ataques a comunicadores se produjo en la región oriental de Santa Cruz (51 por ciento), seguida de La Paz (13 por ciento) y Chuquisaca (9 por ciento).Los reporteros mencionaron como causas de las agresiones la polarización política y mediática, ser identificado como “perteneciente al otro bando”, o ser acusado de tergiversador o sensacionalista, entre otros.Los riesgos para el trabajo de los periodistas se agravan con la conflictividad política presente en Bolivia en cierres de campaña electorales o marchas de protesta. También, según el informe de UNIR, por la percepción de la población de que los medios son “actores políticos”.

No hay comentarios: