Páginas vistas en total

miércoles, 6 de agosto de 2008

RADIO PIO XII DESTACA INFORMACION SOBRE CAIHUASI

En el Palacio Quemado, los representantes del Alto Mando policial confirmaron al Jefe de Estado el inicio del desbloqueo y que no se usarían armas de fuego. Así lo hizo saber el ministro de Gobierno, Alfredo Rada. Mientras, en Caihuasi, una larga hilera de vehículos detenidos en la ruta La Paz-Oruro esperaba transitar por la zona, según el reporte de Radio Pío XII. Cerca de las 07.00, los mineros se dispersaron. Unos corrieron al cerro, ubicado al lado derecho de la carretera, y otros, a la misma vía. En la refriega, otro grupo de trabajadores, que estaba a unos 500 metros del lugar, trató de hacer estallar el puente de Caihuasi, ruta obligatoria para llegar a Cochabamba. Pusieron varios cachorros de dinamita en los extremos de la infraestructura y dañaron dos pilares. La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) aseguró que la reparación costará 200.000 dólares y que el tráfico debe ser cuidadoso. Los efectivos reaccionaron de inmediato. Con gas lacrimógeno dispersaron a los manifestantes. El ministro Rada aseguró que los policías desactivaron los otros explosivos del puente. Según el dirigente Miguel Guevara, la Policía cercó a los mineros y algunos efectivos bajaron de los cerros para aprehenderlos. Los perseguidos respondieron no sólo con dinamita, sino también con anfo, un explosivo en forma de arroz que tiene un mayor alcance. Lo introdujeron en una bolsa y, con ayuda de una mecha, lo hicieron reventar varias veces. Los policías lucían equipos antidisturbios, cascos y chalecos antibalas con los que se protegían de las piedras que volaban en el aire. Los mineros vestían gorros de lana y chamarras. En ese momento de confusión, Hernán Montero (26 años) se desplomó pesadamente en el cerro. Según los testimonios de un par de mineros, sólo se veía chorrear sangre del lado izquierdo de su cuerpo. Minutos después, el joven falleció. Pasadas las 10.30, el ambiente mostró una aparente tranquilidad y que la Policía controlaba el lugar. Según la red Erbol, por unos 20 minutos hubo transitabilidad y pasaron alrededor de 15 buses, camiones y otros. El conductor de un bus de la empresa Trans Azul que viajaba de Cochabamba a Oruro confesó que se animó a transitar por la vía. Los pasajeros, cuyo número no se pudo precisar, fueron obligados a bajar por la presión de los mineros. El chofer contó que fue pateado en el suelo por los manifestantes mientras quemaban el vehículo, que tenía dos pisos, vista panorámica y capacidad para 54 pasajeros. Según Radio Pío XII, el bus ardió por más de tres horas hasta que sólo quedaron fierros y cenizas. La Confederación de Choferes calculó la pérdida en 150.000 dólares. El viceministro de Régimen Interior, Rubén Gamarra, señaló que también se destrozó la tranca ubicada en Caihuasi. A las 11.00, el Gobierno dio cuenta de una persona fallecida, pero negó que hubiera sido por arma de fuego, y 12 heridas. Pasadas las horas, Radio Pío XII reportó que el número de afectados crecía y cerca de las 12.00 confirmó un segundo fallecido. Al principio se creía que se trataba de Miguel Alegre, pero luego se verificó que se trataba de Roberto Cáceres Fabrica. Mientras tanto, las ambulancias llegaban una tras otra al Hospital Obrero de Oruro cargadas con heridos. El médico forense confirmó que los mineros murieron por arma de fuego y el Gobierno lo admitió por la tarde. Los disturbios se extendieron hasta las 14.00. Después, los dirigentes ordenaron el repliegue a Oruro para reanudar protestas allí. La Policía niega que ayer haya usado “armamento letal” La Policía ratificó ayer que en el operativo de desbloqueo de Caihuasi no se usaron armas letales y dijo que los efectivos del orden incluso fueron rebasados por los mineros. El viceministro de Régimen Interior, Rubén Gamarra, dijo que la entidad del orden actuó en el marco constitucional, y acusó a los trabajadores del subsuelo de portar y usar armas de fuego. Según el comandante general de la entidad, Miguel Gemio, el operativo de prevención de la circulación en carreteras comenzó la medianoche del lunes frente a tres mil mineros, a varios de los cuales se les encontró dinamita. El jefe policial dijo que los efectivos usaron gas lacrimógeno y “equipo policial no letal” en esas actividades. Gamarra agregó: “Tenemos reportes de inteligencia de que los mineros estarían usando armas de fuego, pero no se pudo precisar el tipo de armas de fuego (hasta el momento), probablemente sean fusiles Mauser y armas cortas”. “La Policía actuó en defensa de la ciudadanía para evitar este bloqueo que se presentaba en Caihuasi, que afecta no sólo al país, sino sobre todo a los pasajeros que quieren trasladarse por esta vía troncal”. Gamarra indicó que los trabajadores mineros atacaron un bus de la empresa Trans Azul en Caihuasi, el cual fue incendiado después de que los pasajeros bajaran del motorizado. “También atacaron un tráiler con el objeto de evitar la circulación vehicular; el motorizado fue atacado también con dinamita. Existen reportes de inteligencia que establecen que los mineros estarían utilizando armas de fuego”. Agregó que, de ser necesario, se recurrirá a los militares para garantizar el libre tránsito en el país. Explicó que un contingente de la Policía Militar se encuentra cerca de Caracollo. Los perfiles de los fallecidos Hernán Montero (26) Electricista Era casado. Tenía una hija de dos años llamada Margarita. Su esposa se llama Dora Canedo Vargas. Desde hace cinco años que se desempeñaba como minero y durante tres trabajó en una cooperativa de Oruro. Las últimas dos gestiones ingresó en la Empresa Minera Huanuni, donde se dedicó a las tareas de electricidad. Hace poco su papá le regaló un vehículo y esta semana planeaba llevarlo al chapista para hacerlo arreglar y luego usarlo. Roberto Cáceres Fabrica (23) Minero Era soltero y sólo trabajaba para ayudar a su familia. Se desempeñó como cooperativista minero antes de ingresar en la Empresa Minera Huanuni, que depende de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol). Vivía con su papá, su mamá, su hermano (21) y su hermana (20). Su hermano lloraba en el Hospital Obrero y acusaba al Gobierno de asesinar a Roberto. (transcrito de La Prensa de La Paz)

No hay comentarios: