Páginas vistas en total

domingo, 21 de marzo de 2010

"policías pide monedas" basta ya, les dice Dominicus el columnista de El Deber

¡Basta de policías ‘pideplata’!DominicusAhora que tenemos como Comandante Departamental a un profesional de la institución del orden de reconocido prestigio intelectual y profesional, como sin duda lo es el coronel Humberto Echalar, es hora de terminar con malas acciones que se han acentuado y son un factor negativo para la imagen policial.
Y conste que no me refiero a los humildes ‘pacos’ que de tanto en tanto piden plata en las calles a algún conductor en infracción. No, la cosa es más seria. Veamos.
Cuando ocurre un hurto o robo mayor de vehículos o de bienes o mercancías, una vez hecha la denuncia por el damnificado comienza en simultáneo su patética ordalía. Quienes están a cargo de la investigación le dicen a la desventurada víctima que “necesitan plata para proseguir la pesquisa”. Si se da un pago previo, es probable que por lo menos parte de lo robado aparezca y con suerte se recupera la totalidad. Caso contrario y “por la falta de medios”, no se hace nada, para desgracia e infortunio de quien fue robado o asaltado. Así están las cosas y esto no es un misterio, sino un secreto a voces. “La Policía no hace nada si no se le da plata”, repiten todos los desafortunados damnificados. Esto no puede ser.
Con plata o sin plata, la entidad encargada constitucionalmente de protegernos tiene la obligación de buscar a los delincuentes y de rescatar el botín, como sucede en todo país que se precie de ser civilizado y tiene una entidad policial que protege a la comunidad.
Por reiterada, la práctica de pedir plata se ha hecho totalmente descarada. Es hora de terminar con esto, por el propio prestigio de la Policía boliviana.
La tarea por delante que tiene el Cnel. Echalar es grande y muy ardua. Tendrá en su labor el pleno apoyo de la ciudadanía cruceña, la que ya está cansada de tanta inseguridad, pero que también ha llegado al límite con los policías ‘pideplata’. Bien distinta es la obtención de una legítima recompensa –en agradecimiento por la labor realizada para recuperar lo que los ladrones se llevaron–, de un pedido previo e ilícito de dinero como ‘requisito previo’ para iniciar el proceso investigativo y llevarlo a buen término. Que esta dañina práctica policial –que linda con la corruptela– se acabe para siempre. Todos queremos una Policía honesta, eficiente y unida al pueblo en las importantes tareas comunes de seguridad y orden.

No hay comentarios: