Páginas vistas en total

viernes, 19 de marzo de 2010

Radio Fides entrevistó a dos expresidentes que hacen luz sobre la persecusión política desencadenada por Morales.

Publicado por Grupo Fides

Entrevista exclusiva

Una charla con los antecesores de Evo: Mesa Gisbert y Rodríguez Veltzé

Los ex presidentes Carlos Mesa Gisbert y Eduardo Rodríguez Veltzé visitaron Radio Fides, fue una conversación sincera y franca sobre su actual situación, las amenazas sobre posibles procesos de responsabilidades, la judicialización de la política, el uso de la lucha contra la corrupción como un pretexto para perseguir al opositor y otros temas de quienes son parte de la historia de Bolivia.

“Esto de judicializar es: que tu transformas un instrumento que debiera ser de administración ecuánime de justicia para quien comete un delito, en un instrumento de persecución con una buena excusa”,dice Carlos Mesa, al ser consultado sobre el actual panorama político, repleto de amenazas de juicios y acusaciones temerarias. Mesa pone como un ejemplo de esta judicialización de la política, el caso de la lucha contra la corrupción, que es tema de moda en el país estos días: “En Bolivia vende bien, como en cualquier lugar del mundo la lucha contra la corrupción, bajo el disfraz de la lucha contra la corrupción, lo que estas haciendo es un modelo en el que todo aquel que está en tu contra entra dentro del saco ¿como diferencias entre justos y pecadores? Es extremadamente difícil de establecer”.Esta diferencia, entre justos y pecadores, es establecida por Rodríguez Veltzé, que antes de ser el primer mandatario de Bolivia, fue presidente de la Corte Suprema de Justicia. “Tienes que tener no sólo los elementos personales de haberte separado de aquellos intereses unipersonales o políticos que permitieron que te conviertas en juez, pero sobre todo tener una vocación de recuperar la verdad.”, señaló.Rodríguez, que recuerda que estuvo durante años inmerso en todo el sistema judicial boliviano, considera que hacer justicia es aún muy difícil en Bolivia. “Uno se encuentra que con el país fue y sigue siendo indolente con el sistema, con comprender cuan importante es que exista justicia, no solamente la que resuelve los problemas con los particulares y también que pueda ayudar a resolver los problemas entre el ciudadano y el vecino con el Estado”, señaló.

EL PARTIDO ÚNICO

Sobre la hegemonía de un partido único en Bolivia, y lo que podría suceder en Bolivia, con su directa implicancia en la utilización de la judicialización de la política, Carlos Mesa explica. “Un partido único nace como producto de la legitimidad del voto, es algo que yo no puedo discutir y nadie puede discutir, el 64% de los bolivianos votaron por Evo Morales, esto le da legitimidad, pero esta tiene que construirse también con la legitimidad del ejercicio democrático, no se puede concebir una democracia donde haya disensos, donde haya opiniones encontradas, donde no haya la construcción de partidos”, explica.

Mesa considera que hasta el momento no se ha podido construir un nuevo sistema de partidos por dos razones: “porqué el Gobierno ha asfixiado y ahogado toda posibilidad de construcción democrática y porqué la oposición no se manejo adecuadamente y ahora está descabezada desde el primer momento, porque creo que no fue precisamente la mejor elección del candidato que quedó en segundo lugar”, dijo.LAS PRESIONES DE SER PRESIDENTE Eduardo Rodríguez Veltzé fue presidente constitucional de la República en 2005 “fue una presidencia inesperada” reconoce, está conciente de que debía ajustar y estabilizar un país que había vuelto a la convulsión. Así recuerda su mandato: “Creo que fue una tarea a tiempo completo, es a todas las horas, todos los días y la atención máxima a una gestión eminentemente presidencialista, una de las características de ser presidente es que muchas de las decisiones yo creo que excesivas caen en manos del ex presidente”.“No encontré una lógica o un sistema de resolver los problemas como los había tenido durante siete años en la Corte como juez, cuando uno veía cada caso a través de un procedimiento, en la Presidencia los asuntos son mucho más amplios que el número de pleitos que uno ve como juez. Los desafíos son enormes, las preocupaciones embargan el ánimo y uno tiene que poner el mejor espíritu para enfrentarlos”, recuerda Rodríguez.Por su parte Carlos Mesa, recordó que desde el retorno de la democracia en 1982, fue su Gobierno el que más conflictos tuvo que enfrentar en el pasado y en el presente.“En ese contexto de terribles presiones nuestra primera prioridad fue y creo que fue exitoso, desde el punto de vista ético, fue la defensa de la vida y la revalorización de los derechos humanos como base fundamental de la construcción de un pacto social”, recuerda Mesa.El ex presidente que sucedió a Goni en el poder, señala que fueron dos fases las que marcan a su Gobierno (2003-2005) La primera donde se agendaron los temas prioritarios del país: Asamblea Constituyente, referéndum de hidrocarburos y autonomías para el país. “Los tres temas han sido parte esencial del debate en el Gobierno de Evo Morales”.

“Hoy que Eduardo (Rodríguez) Veltzé está presente, la batalla para que fuera presidente de la República, no era una batalla personal, no había nada contra Hormando Vaca Diez, como se ha presumido, yo tenía la conciencia de que se había logrado la paz al entrar a la Presidencia, debía garantizar la paz a mi salida y la única opción era contar con un hombre de derecho y con la trayectoria personal de Eduardo como presidente”, dijo.Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez hoy son amigos, comparten en común el pasado inmediato de Bolivia, país que encontró en dos momentos difíciles de su historia: 2003 y 2005, la salida pacífica a través de la sucesión constitucional. Entender el presente del Estado Plurinacional, sin revisar quienes fueron estos hombres, es imposible.

No hay comentarios: