Páginas vistas en total

jueves, 26 de febrero de 2009

bobalicón! es una verguenza que pretenda tapar los ojos, la boca y los oídos con un cuento del tío. nadie. entiéndalo. nadie le cree ya! centa reck en


Corrupción y CIA Limitada
Como si nos planteara la noticia del año, el gobierno sacó en grandes y rimbombantes titulares la noticia de que dentro de la estructura de la cuestionada YPFB habría descubierto la infiltración de un agente de la CIA.
Como la noticia surgió en carnavales, no supimos si se trataba de un bando o de una broma del día de inocentes. De cualquier manera tendríamos que analizar cuál es el sentido de la mencionada noticia, porque por más sin sentido que parezca tiene una misión que cumplir en la administración del poder que nos plantea el presente régimen.
No entendemos cuál es el impacto que pretende provocar el Ejecutivo al hablar de un supuesto ex oficial de la policía que llegó a la gerencia de Comercialización de la petrolera y que sería infiltrado de la CIA en Bolivia. Pero sabemos que quiere llevarnos a algún puerto perdido con este cuento en apariencia mal contado con el que al parecer nos está mareando para tapar o poner una cortina de humo sobre el increíble caso de corrupción que se ventila al interior de la nacionalizada YPFB.
Un infiltrado de la CIA es una buena coartada para tratar de barajar este momento en el que descubrimos que desde el mismo Ejecutivo se saquean las empresas nacionalizadas y que este es un asunto que tiene grandes conexiones y que reviste la mayor gravedad para el país.
Nos parece altamente sintomático este anuncio del implicado agente de la CIA al interior de YPFB, que es una de las estrategias cínicas que usa como receta el comunismo internacional para tratar de opacar con una noticia estúpida y sin sentido descubrimientos que llevan a la veta de corrupción que estaría alimentando al mismo gobierno y que pretende ahora pasar desapercibida con un cuento descabellado, de los mismos que usó Fidel para mantener a su pueblo preso en cincuenta años de opresión y mentiras.
¿Será que el gobierno pretende culpar al oficial denunciado, punta de lanza de la supuesta infiltración de la CIA, por todo lo que ocurrió en YPFB?
Me imagino que no creerán que el pueblo es tan torpe para creer que el mal mayor es el infiltrado, frente al dramático caso de saqueo de las arcas del Estado que estamos descubriendo y que muestra que lo que ha ocurrido en YPFB no es una situación especial, sino que también ha sucedido en la Aduana Nacional con el caso Quintana, tal como se ha dado con el plan social de viviendas, denuncias que el gobierno está llevando a extinguirse, tanto como lo ha hecho en anteriores ocasiones con el caso de pasaportes, tractores, o con anteriores denuncias a funcionarios de YPFB.
Los casos de corrupción que implican a funcionarios del gobierno se pueden tipificar como traición a la patria. Es también un delito el tratar de invisibilizar estos casos con una cortina de humo o armando una historia de espionaje, porque esto denotaría la complicidad de altos niveles del gobierno, razón por la que se estaría pretendiendo hacerle el cuento del tío a la población boliviana, que merece que estos casos se esclarezcan en lugar de hacerla destinataria de engañosas fábulaciones.
El Presidente debe respondernos por los corruptos que él ha designado como funcionarios de su gobierno y que están destruyendo nuestras empresas. Debe dedicarse a transparentar su gestión, a darnos verdaderas muestras de decencia y no cátedras de mentira y engaño como se está pretendiendo hacer con el cuento del espía Carrasco, que pese a la rimbombante sindicación de espionaje, no ocupará ni por cerca el puesto de estrella del delito que ya se ha ganado Santos Ramírez, y que está seguido de cerca por otros altos funcionarios sindicados de graves casos de corrupción.
Bolivia exige el esclaremiento de estas historia reales en la que se han cometido delitos de Estado que no han sido resueltos en toda su magnitud, no historias de agentes internacionales de la CIA que son parte de la novela negra que pretende tapar con un dedo la Corrupción y CIA limitada que se campea en el presente.
Por otro lado, es evidente que el presidente Morales quiere aprovechar el delito de sus funcionarios para hacerle la cama o armarle supuestos delitos a los autonomistas, por eso habla de sabotaje, de escasez de galolina, de ductos volados. Una de sus declaraciones nos deja la clara evidencia de que va por ese camino: "Le dije al compañero Santos Ramírez: despida a este señor Ramiro Carrasco. Ahora me cuentan que ellos eran los que operaban para que falte gasolina y combustible. Agente encubierto, protegido por algún sector de la Policía y por la CIA, también por empresarios cruceños y la embajada de EEUU", planteó el mandatario en un programa de radio.
Y luego vino a ponernos en cuenta de qué manera tiene prevista finalizar la historia del encarcelamiento de Santos Ramírez:
Ramírez, que "era un compañero conocido y de mucho compromiso" con la causa del gobierno boliviano, hizo caso omiso y cayó "en la trampa", supuestamente tendida por Carrasco, narró Morales para dejar por sentado que el lobo Carrasco se comió a la abuelita y a la caperucita de YPFB juntos, y que el pobre Santos fue un bocadito del supuesto agente lobo de la CIA.
Es una vergüenza que el Presidente pretenda taparnos los ojos, la boca y los oídos con una mal contada historia de cuentos infantiles. De verdad que no nos merecemos este trato displicente y humillante.

No hay comentarios: