Páginas vistas en total

miércoles, 8 de abril de 2009

evo pertenece a los que aclamaron a Cristo el domingo y el viernes lo crucificaron. se negó ingresar al templo. retiró la escolta de honor de S.S.

Próximo a profundizar los cambios que espera realizar con el proyecto de Estado plurinacional, Evo ha dado el paso previo a los cambios religiosos que está decidido a dar en materia de religión, lo dio un poco retrasado al domingo de Ramos, una festividad religiosa que tiene profunda connotación en cuanto recuerda la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén, donde fue recibido con palmas y loas como el Salvador, el hijo de Dios hecho hombre por aquellos que luego lo iban a inmolar crucificándolo en la cruz.
Evo, dio el paso inicial y tal, como en el nuevo testamento, fue y compró un ramo de palma y llegó hasta la puerta de la iglesia sin entrar en ella. Se negó a entrar, permaneció en la puerta y con este acto dio curso a sus reformas en materia religiosa. En realidad si somos sinceros con el análisis Evo fue a comprar una rama de palma para luego inmolar al salvador, inmolar la religión que tendrá un cambio sustancial en la Era que está inaugurando Evo Morales y en la que no descuida ningún punto de esto que él mismo ha llamado “revolución cultural” y que es también por supuesto y por ende una “revolución religiosa”.
Evo se paró en la puerta de la iglesia con su ramo de palma tal vez siguiendo el consejo de sus asesores que con seguridad le habrían aconsejado que tenga este gesto antes de quitar la guardia militar y policial a la procesión del Santo Sepulcro. A sabiendas de que a la población católica esto no le resultará fácil de digerir y como se encuentra en campaña proselitista no puede darse el lujo de ser tan directó y tiene que dorar la píldora diciendo que es un cristiano sui generis, una versión plurinacional y pluricreencias del cristianismo que tolera tomar una palma pero no entrar en la Iglesia ni aceptar que el Ejército que ahora sólo sirve al poder terrenal escolte el Santo Sepulcro que implica el poder espiritual de la Iglesia católica que está empeñado en hacer desaparecer.
Evo en la puerta de la Catedral de La Paz compró las palmas benditas y dio paso a un chapucero estilo de ser y no ser de la religión católica. En realidad no es católico pero tuvo que levantar las palmas para que su ministro Sacha Llorenti pueda decir un chapucero discurso que dejó en claro que los soldaditos de plomo no obedecerán más a los poderes espirituales porque son solos y exclusivos para el poder terrenal del presidente que los lleva y trae a enfrentamientos, les pone equipos antimotines y los enfrenta a cualquier situación que determine que estén presentes y que ejerzan violencia de Estado, pero no pueden ir a levantar la estatua de Cristo en el sepulcro después de haber sido sacrificado simbólicamente por el poder terrenal.
Ya el Presidente ha excluido la invocación a Dios de todos los actos de juramento en los que se invoca a todos los mortales, menos a Dios. Esto ha hecho que el cardenal Terrazas pidiera en su homilía del domingo que no se archive a Dios.
Paralelamente en periodo de Semana Santa, el Congreso sigue haciendo sus arreglos previos antes de la batalla final. Curiosamente antes de su crucifixión Jesucristo poseído de una reacción de Ira tuvo que azotar y echar de las puertas del templo a los comerciantes filisteos que vendían todo tipo de productos habiendo convertido la iglesia en un mercado. Lo mismo ocurre ahora en el congreso de Bolivia. (De Centa Reck en Hoy Bolivia)

No hay comentarios: