Páginas vistas en total

lunes, 3 de agosto de 2009

dos cosas están claras que el 33% votará en contra de Evo, 33 a favor y un 33 restante que no ha definido y que dará la victoria a uno de ambos.C.Reck

45% – versus cambalache por EJU

Centa2RCenta Reck

Decididamente, más allá de la confiabilidad o no de las encuesta, la situación de la oposición es preocupante de cara a las elecciones de diciembre. Si nos ceñimos a los datos de la encuesta realizada por Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado, Evo no ha crecido en la intención del voto de junio a julio, en junio tenía el 44% en julio subió apenas un punto al 45%, mientras que en el abanico de candidaturas de oposición algunos han avanzado, tal es el caso de Doria Medina quien entre junio y julio según la consulta aumentó su nivel de respaldo ciudadano en cuatro puntos, del 7 al 11%, mientras el apoyo a Reyes Villa también creció del 5 al 8% y Quiroga de 5% al 7%. En el caso de Cárdenas, este bajó del 8% al 6%.

Decididamente estos datos nos dejan claro que así Evo Morales se haya estancado en las preferencias ciudadanas sigue llevando la delantera y con un margen imposible de salvar en el caso de que vayan los candidatos de oposición sueltos y en una dispersa y multicolor comparsa. Todo indica que no habrá alternativa de oposición viable si es que cada uno sigue obstinado por cuidar su pequeño rebaño de votos, pues en realidad quien en esta situación crecerá al final no serán los candidatos sueltos sino Evo Morales que se mostrará solido frente a una deteriorada imagen de candidatos peleando pequeños espacios que al final del túnel no servirán más que para seguir negociando con Evo Morales en la Asamblea Plurinacional del gobierno recompuesto o descompuesto, como queramos llamarle.

Si seguimos lo que se puede auscultar a prácticamente 4 meses de la elección, un periodo demasiado apretado y por lo tanto difícil de manejar frente a los comicios, salvo que ocurran milagros que no son lo usual en las contiendas, si no se conforma un bloque de oposición, los que queden peleando las fracciones de candidaturas apuntarán a una lucha intestina para descabezar y descabezarse entre opositores y no así a Evo Morales, lo que en definitiva estaría encaminando a estos candidatos a hacerse tiras para llegar con el mayor número de Asambleístas que luego ocuparán sus puestos en la Asamblea Plurinacional, donde finalmente tendrán que llevar adelante una gestión acomodando los entuertos dentro del juego político oficialista-oposición.

Según la encuesta el 33% de la población respaldaría a un candidato único de la oposición política y este dato desanima a los que tienen sus propios cálculos en juego porque negociar en bloque dentro de un frente amplio o único conformado contra el Mas resultará más difícil, pues en estas condiciones el negocio político no será fácil de manejar tal como se hizo en la gestión que estamos finalizando.

Se dicen muchas cosas, como que algunos candidatos estarían apuntando a regionalizar la política, es decir sacar votos para senadores y diputados en sus departamentos, pero por supuesto que esto sólo les dará un relativo plus departamental que a la hora de las definiciones no tendrá tampoco un peso consistente frente a las políticas del MAS, ya que el bloque de Evo Morales seguirá haciendo lo que quiere pasando por encima de los poderes locales a los que piensa ir perforando y destruyendo paulatinamente.

Sin duda unos y otros están apuntando a jugar con el tiempo de sobrevivencia, hacen cálculos en este sentido a sabiendas de que esto es muy relativo, arriesgado y de resultados absolutamente inciertos y a veces sorprendentes.

La encuesta muestra que del total de respaldo que obtendría Morales, el 71,3% es considerado voto duro, es decir votantes que no cambiarán su decisión hasta el 6 de diciembre. En el caso del llamado candidato único, el voto duro llega al 57,8% y aquí es que se pueden dar sorpresas, pues finalmente si la oposición se enfrenta entre sí peleando el escueto espacio que les queda, los votantes que ya están sensibles, cansados de ser manipulados y escépticos pueden castigar a la oposición fraccionada más duramente de lo que esta se cree o se espera ser castigada.

La situación no será tan fácil de manejar para la oposición fraccionada o regionalizada, por lo que es absolutamente necesario que esta reconsidere que debe conformar un bloque por lo menos lo más grande o amplio que le pueda ser posible en cuanto a aglutinación o despeje de candidatos que resignen su posición de presidenciables en espera de las lides locales. El frente que sea más aglutinador por si mismo despejará el camino porque siendo esto lo que la ciudadanía espera optará por esta fórmula y no por los jinetes solitarios, caso contrario, si todos quedan en solitario la ciudadanía responderá con un mayor porcentaje de votos castigos a quienes cree imposibilitados o no capaces de aglutinar un frente opositor. Esto ocurrirá por simple lógica, como reacción normal de frustración frente al momento presente y además porque el oficialismo sabrá aprovechar el fraccionamiento de la oposición como mecanismo publicitario altamente efectivo en los electores.

La oposición está obligada a cohesionarse de algún modo y a despejar el camino antes de iniciar la contienda electoral propiamente dicha que no puede postergarse por más tiempo, si no lo hace será una actitud suicida o quedará como moneda de cambalache, que en el tiempo ( la próxima gestión de gobierno) puede tener un efecto absolutamente autodestructivo.


No hay comentarios: