Páginas vistas en total

viernes, 18 de diciembre de 2009

vivo retrato de un periodista "chupamedias" nos relata Palo Santo en www.ernestojustiniano.org (para tomar en cuenta)

Pero esta fobia no había estado dirigida contra todos los periodistas. Más claramente: Evo se ha rodeado de ciertos especímenes que no son periodistas pero fungen como tales y que han hecho de la corrupción y la extorsión su forma de vida. Estos si gozan de su confianza y acceden a todos sus favores.

Para citar un caso concreto, el de un tal Martínez, un mediocre comunicador cuya única “virtud” es la tergiversación de las noticias para alabar hasta los estornudos de Evo e injuriar a los opositores, cualidades que lo ubican en las antípodas de lo que debe ser un periodista. Ha hecho de la adulación y el servilismo sus instrumentos para permanecer durante muchos años y varios gobiernos en el canal 7, llegando inclusive a escudarse en actividades sindicales para evitar su despido; son varias las personas que pueden dar fe de estas habilidades.

Pero fue en el actual gobierno en el que logró realmente “ubicarse”. A fuerza de limpiar el saco y lustrar los zapatos al anterior vocero presidencial, Alex Contreras, Martínez logró un espacio en el horario nocturno en el canal 7, el cual muy rápidamente comenzó a utilizar para sus fines.

Este comunicador tiene además un espacio en radio RCN junto a un socio, que también fue conductor de noticias en el canal “estatal” (porque ahora solo sirve al MAS) y obviamente identificado con el gobierno.

Pues bien, según se sabe Martínez utilizaba su condición de “periodista” para obtener una serie de prebendas y favores y lógicamente cuando fracasaba en su intento usaba sus espacios para atacar a quienes no accedían a sus chantajes.

En noviembre de 2008, el Consejo de Vigilancia de la Cooperativa de Teléfonos de La Paz (Cotel) envió una carta a la gerente general de canal 7, Leyla Cortés, denunciando que el mencionado comunicador requirió publicidad de la empresa para sus espacios en radio RCN y canal 7, lo cual le fue rechazado. En la carta se indica también que Martínez pretendió un puesto de trabajo para su hermana, lo cual también fue rechazado.

De acuerdo a la nota, que fue enviada con copia a la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz, estos dos rechazos a sus intentos de cohecho y chantaje movieron a la ira y el resentimiento del supuesto periodista quien inició de inmediato una campaña contra la cooperativa.

Pero es la propia Leyla Cortés quien fue testigo de las dudosas habilidades del sujeto. En la etapa pre electoral, éste obtuvo jugosos dividendos cobrando por las entrevistas que hacía en su espacio en Canal 7, todas ellas naturalmente a candidatos oficialistas. Resulta que no faltó alguien que denunció sus prácticas lo que provocó su inmediato despido.

Pero es en este punto en el que entra en juego el presidente Evo Morales, su hermana y el senador electo, Fidel Surco, quienes brindan su respaldo y avalan a Martínez e instruyen que sea restituido de inmediato.

El caso de este comunicador nos muestra con claridad meridiana el tipo de “periodistas” que prefiere Evo Morales. No le importa que sean corruptos si es que están a su servicio y se dedican a lanzarle loas.

Existen otros antecedentes de Martínez. Ingresó al canal 7 debido a que participó activamente en la campaña electoral de ADN el año 1997 y sin ir muy lejos, lo hizo también en la campaña de Podemos el 2005. Sin embargo, con sus dotes de camaleón adulador evidentemente hizo que esa su trayectoria fuera olvidada y mas bien resultó premiado al convertirse en el “protegido” nada menos que del presidente de la república.

Evo de manera permanente cuestiona el trabajo y la moral de los verdaderos periodistas que muestran lo que quiere ocultar, pero haría bien en preocuparse de la catadura de los personajes de los que se ha rodeado (son varios) y se enquistaron en los medios de comunicación oficiales y en las oficinas de prensa y Relaciones Públicas del Estado y salvo excepciones, todos son de la misma madera.

El caso que hoy referimos es uno de varios, pero suficiente para entender la clase de comunicadores y de medios de prensa que quiere el presidente, de manera que como ha ofrecido dar trabajo a los periodistas que se “rebelen” (entiéndase por no publicar nada negativo del gobierno) sería bueno que quienes se hagan eco de la oferta presidencial vayan preparando su prontuario, ya que el curriculum vitae con méritos profesionales, pasó a la historia en la era del “estado plurinacional”.

No hay comentarios: