Páginas vistas en total

martes, 28 de julio de 2009

los atropellos al Poder Judicial no terminan vulneran la democracia y el debido respeto de parte del MAS. asegura Centa Reck en H.B.

No fallamos en nuestra apreciación de que la llamada cumbre de los tres poderes del Estado convocada por el Ejecutivo tenía “gato encerrado”. En resumen lo que se pudo deducir es que el objetivo de dicha cumbre era la de terminar de echarle el guante al Poder Judicial, que como sabemos ha sido perforado y presenta innúmeras acefalias, puesto que la presente gestión de gobierno se ha caracterizado por una creciente desintitucionalisación del órgano judicial, situación que el gobierno dice ahora que pretende “subsanar” mediante “nombramientos de las vacancias por decreto”.

Por supuesto que todo estaba previsto en esta oferta que podríamos catalogar como de “gato por liebre”, todo estaba preparado para tratar de sitiar a lo que queda del Poder Judicial y eso es lo que está haciendo el gobierno paso a paso, gota a gota y con toda la frialdad de la que ya nos ha dado innumerables demostraciones.

La nueva aberración judicial tiene preocupada al ala del Poder Judicial que fue invitada a fin de iniciarle un ataque a vista y paciencia de todo el pueblo boliviano, para propinarle los últimos amarres con los que se intenta destruirlo y dejarlo atrapado y sin salida. Ese es el motivo por el que el problema de las vacancias volvió ahora a tocar las puertas del Poder Judicial pero tratando de manipular esa situación tomando como rehén a la víctimas que ahora el gobierno ha elegido y a quienes ya ha anunciado que va tras ellas, razón por la que el consejero de la judicatura Rodolfo Mérida, invitado a la reunión, fue el encargado de proponer la designación por decreto de las acefalías judiciales, situación que por supuesto después fue negada por el aludido quien señala que sólo tocó el tema en el sentido de proponer que se busque una solución urgente a las designaciones pendientes dentro de los órganos judiciales, tratando tal vez de jugar a las escondidas con la inadmisible aberración de los decretazos para nombramientos judiciales, lo que equivale a poner al Ejecutivo por encima y al mando del poder Judicial.

Por supuesto que el Poder Judicial no puede admitir que sus puestos acéfalos sean nombrados por decreto, pues esto supone crear dentro del sistema judicial un monstruo bicéfalo que aprovechando un cuerpo extenuado le injerta dos cabezas, porque con seguridad que los nombramientos por decreto recaerían en autoridades judiciales que coincidan con el partido de gobierno para que de esta manera el Ejecutivo pueda tomar completamente el control del Poder Judicial y del Ministerio Público tal como lo ha ido haciendo, para llevar a cabo acciones como aquella que ocurrió el mismo día de la "cumbre" que se sostenía en el Palacio de Gobierno mientras una fiscal y policías procedieron al “secuestro del cuaderno de investigaciones de las muertes ocurridas en El Porvenir el 11 de septiembre de 2008, situación que mostró que el gobierno no duda en anteponer el uso de la fuerza y la violencia al camino de las leyes y los procedimientos jurídicos.

Estos atropellos dejan muy mal parado al Ejecutivo y muestran que la toma total del poder judicial es uno de sus objetivos a corto plazo, y que fue prácticamente el único móvil que llevó a la realización de la mal llamada cumbre de poderes que terminó en recomendaciones y acciones absolutamente digitadas y cuestionables.

Esta situación resulta sin duda altamente preocupante puesto que vulnera uno de los principios básicos de la democracia que es el del respeto a la separación de poderes, algo que ahora en Bolivia cada día está más alejado de las prácticas del partido de gobierno. Todas las acciones que han ido redundando en la destrucción de un poder autónomo y construcción de un monstruo bicéfalo han sido cuidadosamente preparados y cuentan con operadores que han ido propiciando este engendro paso a paso.

No hay comentarios: