Páginas vistas en total

sábado, 28 de marzo de 2009

con claridad meridiana los tiempos presenta el furibundo discurso con el que EVO divide aún MAS a los bolivianos. "ser masista o ser fascista"

“Ha llegado la hora de las definiciones”. “…si no son oficialistas, entonces son de la oposición, son de la derecha, son racistas y fascistas”. “Eres masista o eres fascista, no hay otra. Hay que definirse para defender este proceso revolucionario en el país”. Esas son algunas de las frases con que el Presidente del “Estado Plurinacional”, conminó a una multitud de campesinos que fueron reunidos en uno de los actos con los que el Movimiento al Socialismo conmemoró el decimocuarto aniversario de su fundación. Fue un discurso que tuvo la virtud de aclarar una vez más, por si todavía fuera necesario, cuál es la lógica que guía los actos de quienes hoy tienen en sus manos la conducción de la “revolución democrática y cultural”. Se trata, como es fácil comprobar, de una lógica en la que cada vez tienen menos cabida las visiones críticas, las dudas, los matices. “Están conmigo o contra mí” es la idea central, lo que lleva implícita una amenaza a todos quienes por razones ideológicas, éticas o simplemente prácticas, no estén dispuestos a apoyar sin cuestionamientos las directrices impartidas por la élite burocrática que se ha apoderado del MAS y, a través de él, del Gobierno nacional. Los términos drásticos y tajantes de las palabras de Morales tienen especial relevancia por las circunstancias en que fueron pronunciadas. Es que, como nunca antes, las manifestaciones de disconformidad con la manera como está siendo conducido el MAS y su “proceso de cambio” ya no sólo provienen de quienes no se sienten identificados con ese proyecto político, sino también desde sus propias filas. Las voces de protesta por la expropiación del MAS, que de haber sido patrimonio de las organizaciones populares que hace 14 años le dieron vida, ha pasado a ser instrumento al servicio de una élite burocrática que nada tuvo que ver con su proceso de gestación y desarrollo, son cada vez más frecuentes. La manera como dirigentes campesinos y de otros sectores populares que durante los últimos tres años han sido reducidos a la condición de simples “bloqueadores” o “cercadores”, a “mandar obedeciendo”, mientras el Gobierno ha sido entregado a individuos que nunca formaron parte del MAS, es uno de los muchos motivos de descontento. Otra de las vertientes que está sumida en profundas dudas sobre las implicaciones éticas de su compromiso con el actual régimen y muchos de sus actos es la integrada por intelectuales y profesionales de larga trayectoria en la izquierda nacional, hoy desplazados por vulgares delincuentes que impunemente saquean el patrimonio nacional. Se puede pues suponer que es también a esas personas que está dirigida la conminación hecha para que se definan en términos inequívocos. Son ellos quienes ahora tienen la palabra.

No hay comentarios: