Páginas vistas en total

domingo, 14 de junio de 2009

economía se cae a pedazos, nos llevará a mayor miseria como en Cuba, Evo jugando fulbito y uno se pregunta para qué todo el poder? danzan millones

Cada paso que da el gobierno en la dirección equivocada nos cuesta dinero, atraso y miseria expandida. Los indicadores y resultados comparados entre el 2008 y este año nos muestran un panorama muy delicado. Pero al equipo económico parece no preocuparles estos datos, puede ser por exceso de confianza o por exceso de ignorancia, escoja usted.

Si tenemos en cuenta la caída de las exportaciones, en volumen y precio, de acuerdo datos publicados por “Hidrocarburos.com” tenemos una pérdida de 1,5 millones de TM menos exportadas entre este año comparado con el año pasado, es decir un 24 por ciento menos, que ocasiona una caída del 29 por ciento en las ventas, que de 2.185 millones de dólares el 2008 son ahora 1.555 millones de la misma moneda para este año.

El gas en este rubro tiene un impacto negativo del 27 por ciento, es decir de 355 millones de dólares manos que el año pasado y la minería que a pesar de haber incrementado su volumen en 11 por ciento ha recibido en valor 57 millones de dólares menos.

Trasladándonos al sector textilero las manufacturas vendidas a los Estados Unidos han disminuido en el 45 por ciento, con un impacto en el desempleo de 13.500 fuentes de trabajo.

La inversión extranjera directa es un 35 por ciento menos que el año pasado, y las remesas provenientes de los exiliados forzosos en busca de empleo son un 9.2 por ciento menos en el primer trimestre de este año comparado con el 2008.

Para cerrar con broche de lata, todos estos resultados de los cambios profundos, tenemos la denuncia de Gildo Angulo que nos comunica el pago de 250 millones de dólares por la compra de las acciones de la ex Transredes, hecho por el señor Carlos Villegas Presidente de YPFB, sin haber cuantificado los pasivos de esta empresa, que según el ex candidato a la Presidencia por NFR suman: 58 millones de dólares por obligaciones incumplidas, 50 millones por litigios y 100 millones por el derrame del petróleo en el desaguadero: total 258 millones que debían ser descontados del valor de esas acciones, con un saldo en contra para Transredes de 8 millones.

Pero los cambios profundos son como las aguas turbias, cuando más agitadas menos se puede ver. Todo este daño económico debería merecer un Juicio de Responsabilidades. Sus efectos multiplicadores en la economía de las familias bolivianas son, por el momento, incuantificables.

El gobierno está perdido. Y para no reconocerlo nos marea con juicios, con persecuciones, con supuestos magnicidios y otras boberías de circo cubano. Quiere elecciones y todo el poder, y uno tiene que preguntarse ¿para qué? si cuando tuvieron la mejor coyuntura económica de los últimos veinte años no supieron hacer gestión, ¿qué harán ahora en medio de esta crisis que golpea nuestras fronteras?

La pérdida del poder adquisitivo es cada día mayor. Cien bolivianos que antes podían llenar el 25 por ciento de su canasta familiar hoy día solo alcanza para el diez por ciento de esa canasta - el dinero no alcanza – es lo que se dice cada fin de semana en ferias y mercados.

Mientras esta realidad lacera nuestros bolsillos y acelera el desempleo, el señor Morales viaja a Cuba para jugar fulbito, se la pasa en manifestaciones de todo tipo comiendo y bebiendo, declarando absurdos y sinsentidos, colocando al país como el hazme reír en el concierto internacional, generando conflictos diplomáticos por tener la boca llena de coca y sus congéneres aymaras aún lo miran con cara de bobos, como si fuera Manko Kapac caído del cielo.

Esa capa social radicada en el altiplano, dispuesta a apoyar este cuadro de situación, debería seguir su propia ruta. Y dejar al resto del país que escoja la suya. No aceptar esta realidad nos llevará a persistir en ser parte de la miseria que se quiere consolidar, como en Cuba se hizo, para tener el pretexto “histórico” de seguir gobernando para “los pobres”.

La economía nacional comienza a caerse en pedazos cada vez más grandes. Niveles de deuda interna creciente e injustificada, ingresos fiscales en franca caída, egresos fiscales corrientes en acelerado ascenso, pérdida de mercados externos, ausencia y escape de las inversiones, canasta familiar reducida, a la par de una inseguridad ciudadana que es imparable junto con la actividad delincuencial del narcotráfico. He aquí lo que podemos definir como las bondades del Estado Plurinacional Masista. (Autor: Dante Pino, fuente Hoy Bolivia, tema: desastre económico se viene con todo)

No hay comentarios: